20.12.11

Aveces necesitamos estar solos. Por mucho que un amigo te saque la sonrisa, mientras te seque la lágrima necesitamos la soledad. Para oir a la estupida conciencia, o para saber que queremos en realidad. Dicen que la soledad no es buena, y no digo que sea mentira, solo que para poder pernsar, aclararnos, y hacer las cosas bien, la compañía puede empeorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario