20.4.11

Hay veces que te paras a pensar porque todo tiene que tener un porque. Porque la vida es como es, y no como uno quiere que sea. Pero, por mucho que queramos engañarnos, nos gusta nuestra vida. Aunque se sufra, se llore, y se pelee, tambien se rie, se grita, y se sueña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario